dissabte, 20 de desembre de 2008

Primeras sensaciones…


Hoy después de dar una vuelta mirando los escaparates con mi novia, nos hemos despedido en una calle donde en la esquina había un grupo de chicos, nos hemos dado un beso y al marcharme he visto uno de ellos que me miraba con una cara de sorprendido impresionante, y luego decía a sus amigos. - ¿Lo habéis visto? esas dos chicas ¡se han besado! Y todos – ¿Cualas, cualas? Con voz de alucinados. ¿Pero tan raro es? ¿De verdad? ¿No han visto ninguna lesbiana en su vida o que? ¡Que estamos en el siglo XXI! ¿Aún somos manchas? ¿Somos alienes entre la sociedad? ¿Atracciones ambulantes? ¿Seres extraños? Pero bueno, es lo que hay ¿no?Siguiendo con mi historia: Todo empezó un invierno hace cinco años, fuimos de excursión tres días a los Pirineos con el instituto para esquiar. Era la primera vez que íbamos todos juntos, ya que fe en primero de la ESO y hacia poco que nos conocíamos todos. Yo iba con una amiga de la primaria y unos días antes de la excursión me dijo que me presentaría a una chica, un año mayor, que iría con nosotras. Al día siguiente en el mismo pasillo del instituto me la presentó, era una chica más alta que yo, con el pelo por los hombros i moreno claro, bestia con estilo hippie y tenía unos ojos verdes impresionantes. Estuvimos ablando durante un rato, y empecé a sentir algo dentro de mi hacia ella, quería hacerme amiga suya, compartirlo todo, incluso llegar a ser su mejor amiga. Durante la excursión este sentimiento se acentuó, no sabia que me pasaba, era mucho mas fuerte que de costumbre. Pasaron los días y nos hicimos muy amigas, compartíamos gustos y nos divertíamos juntas, pero no era suficiente, aunque teniéndola como amiga, la sensación no se iba y cada vez era más fuerte y estaba más rara y más desesperada, sin saber que me pasaba i que corría entre mis neuronas.

dijous, 18 de desembre de 2008

Texto: La nueva secretaria


Bajó rápidamente las escaleras casi tropezándose, salió a la calle aún poniéndose la chaqueta y no se entretuvo a cerrar la puerta principal, llegaba tarde al trabajo como siempre. Corrió calle abajo intentando no caerse por esos malditos tacones. Cuando finalmente llegó, abrió la puerta agotada.
- ¡Buenos días! Tu debes ser Saira -
Al girarse vio a una chica con una grande sonrisa, de cabellos oscuros y hasta los hombros, de piel blanca y con unos ojos claros muy expresivos. Su radar le avisó.
- “Sira”, se escribe Saira pero se pronuncia “Sira”- dijo con una mirada de coqueteo.
- Muy bien “Sira” – dijo remarcando su nombre – entonces ya estáis todos. – y la tacho de la lista – Soy la nueva secretaria, Claudia.
- Encantada – le respondió guiñándole un ojo, y con una sonrisa – nos iremos viendo por aquí – y entró en su despacho.
Dejó su maletín en la mesa y se tiró en esa silla tan cómoda. Era verdad, su jefe ya les había dicho que pondrían a otra secretaria, ya que la de antes había cogido la baja por maternidad. Intentó sacársela de la cabeza y ponerse a trabajar.
Todos los días fueron así, solo con el hola de las entradas, el adiós de las salidas y aquellas dulces miradas. Pero un día de invierno a las ocho de la tarde llamaron a la puerta de su despacho, Claudia entró, siempre con su sonrisa.
- Te dejo unos informes que Alejandro – el jefe – quiere que redactes para hoy. – y los dejó sobre la mesa, moviéndose sensualmente.
- ¡¿Para hoy?! – dijo incrédula – ¡pero si es tardísimo! Tendré que quedarme hasta tarde… - respondió con un suspiro.
- Tranquila, yo siempre me quedo la última para cerrar, te esperaré – dijo guiñándole el ojo y saliendo.
Saira no pudo evitar bajar los ojos para observar su cuerpo, y rápidamente se puso a trabajar, pero con la cabeza en otra parte. A las diez de la noche Saira fue a coger un café de la máquina del pasillo, al entrar otra vez a su despacho notó una presencia a su espalda, dejó el café sobre la mesa y se giró. Claudia estaba apoyada en el marco de la puerta, se acercó a ella, la sentó sobre la mesa, le puso las manos a la cintura y se besaron tiernamente entre caricias suaves. Esa noche Saira durmió profundamente en su cama abrazando esa piel fina de mujer.

dimarts, 16 de desembre de 2008

Problemas…


Hoy martes, faltan solo tres días para empezar las vacaciones de navidad, ¡que ganas tengo ya! Pero con los deberes que nos han puesto en el instituto como si no tuviera vacaciones T.T y entre viajes, comidas familiares, hacer el vago… poco tiempo me quedará, pero bueno… Esta mañana cuando salía del instituto para ir a desayunar he visto un grupo de niños que iban de excursión con el colegio, y había dos niñas cogidas por la cintura, una con la cabeza en el hombro de la otra. Que majas, he pensado. Me ha hecho gracia.
Pero bueno no encaminemos las cosas para otro lado, como dice el título: problemas… Buff, cuantos problemas me he encontrado des de que lo supe, el peor, mi madre, nunca lo ha asimilado, al principio discusiones, estado tenso todos los días en casa y ahora intenta no hablar del tema, lo ha dejado aparcado. Otro de los problemas: los amigos, aunque la mayoría reaccionaron bien hubo alguno que se quedo parado, incluso me gusta la actitud que han asumido los chicos por su parte al saberlo, del típico tío que siempre intenta coquetear contigo han pasado al colega genial que siempre está ahí, ¿os a pasado a vosotras también? El siguiente problema: el instituto, las miradas, los comentarios, los rumores… la verdad es que he aprendido a vivir con ellos, o simplemente no hacerles caso, cuando salga algo mejor a comentar ya se cansaran, además ¿de que me he de avergonzar? I por último: la calle, al principio intentaba no mostrarme, escondiéndome en callejones cuando iba con ella para que no me vieran familiares o amigos de mis padres y decir que éramos solo amigas cuando alguien preguntaba, ahora una vez fuera del oscuro armario, ¿Por qué? Pero eso provoca otros problemas, como comentarios, miradas… que no me gustan nada.

dilluns, 15 de desembre de 2008

Confesiones…





Hola a todas, en primer lugar gracias por leerme, espero que les guste mi blog y en ello puedan entretenerse, aprender, compartir sensaciones…
Aquí iré escribiendo una parte de mi vida, mis experiencias y mi forma de amar con otros ojos, con ojos de color violeta, el color que identifica a la mujer, ese ser humano que ha sufrido i sufre discriminación.
Amar con ojos violetas… amar a gente con estos mismos ojos… descubrir en cada pupila un nuevo mundo, descubrir en estas personar una forma de amar completamente distinta a la que tenemos por estereotipo social. Dejarse de atormentar en que pensaran los demás, en como me miraran luego. Yo, como muchas otras, vivo mi vida como sé y como soy, con esas miradas penetrantes y fijas de color violeta…
Vivo en una ciudad donde esta manera de amar aún no es demasiado buen vista, que por amar así provocas comentarios, risas, burlas, miradas… Me siento incomoda en esas situaciones y hacen que retroceda, que vuelva a esconderme, pero no lo van a conseguir, he tomado una decisión i si no gusta se van a tener que aguantar, porque poco a poco iremos saliendo, iremos conquistando, y finalmente podremos amar con ojos violetas sin temor a nada.

http://www.youtube.com/watch?v=ATMzgCbMjVs